21.10.10


La mañana es un recuerdo
tácito de tu huida
como una brisa
tenue
de mis manos
ávidas
que encendieron
el olivar intenso de tu mirada

Navego en el mar
generoso
de tu entrega
y me entretengo
ebrio
de placer y deseo
en un mechón rebelde de tus sueños

Poesía salvaje
las labios que te nombran
te dibujan contornos
frágiles
como huracanes alados e insomnes
susurros
explosiones

10 comentarios:

Malena dijo...

Entregarse y aceptar la entrega es un maravilloso viaje para dos seres que se aman.

Hermosos versos.

Mil besos y mil rosas.

Noctiluca dijo...

Epa qué apasionadas estas palabras, de fuego y de aire de mar. Hace tanto que no ando por los blogs! un abrazo

..::|µ¢¥ƒeR::.. dijo...

:)
es como volver a estar ahí, una y otra vez

Eva dijo...

Hace mucho tiempo atrás, nos empezabamos a leer con mutuo gusto, y tuve que irme a pelear una batalla, he sobrevivido a riesgo de que algunos que escriben las letras que más me gustaban me hayan olvidado. Me la juego con vos...Un saludo.

SUAVE CARICIA dijo...

siempre es grato y dulce leerte.
FELIZ

AÑO

NUEVO!


ALEGRIA Y TRANQUILIDAD PARA TI.

y.....miles de suaves caricias, que revoloteen a tu alrededor

Pamela Bram dijo...

Qué lindo, que alguien se siente a escribirte unos poemas.

Anónimo dijo...

Es una pena que dejes de escribir.

Las ANONIMAS

Solo Palabras... dijo...

Creo que nunca he dejado de escribir, a veces, por cierto, escribo menos, otras posteo menos y por lo general nunca ocurren ambas cosas a la vez.
En esta ocasión, en cambio, ocurren las dos cosas.
Estoy escribiendo mucho menos y solo posteo cada tanto.
A veces siento como que algo colapsó, entró en coma y me sumergió en un estado inerte en la escritura.
Hace unos días cambié la PC y se perdieron en el cambio algo así como 300 poemas, una docena de cuentos, los bocetos de dos novelas y media docena de borradores (algunos no tanto) de guiones.
A veces creo que la falta de esa energía vital que todos necesitamos para crear me está empezando a corroer, otras creo que es solo un interregno.
La verdad no lo se, pero no he dejado de escribir, creo que la literatura me dejo a mi un rato y como con los amores truncos no es de caballero echar culpas a nadie.
Un abrazo

Maljardin dijo...

Definitivamente, hay que volver al papel

Jorge Ampuero dijo...

Exquisita y fluida poesía.

Saludos :)