16.12.06

Hay una mujer


Hay una mujer que me ama y me deja. Que cada noche se olvida de su amor y se enamora del viento. Que cada noche se olvida de su amor y se va con cualquiera.
No es cualquier mujer, no crean eso. Esta mujer de sexo prensil cabalga tempestades, como cabalga mi vientre y se ríe del llanto que le provoca la vida. Enloquece a poetas y carceleros y enamora a empleados de banco y bohemios.Hay una mujer... Ayyy, esa mujer... que me duele en el alma cada noche que me faltan sus manos curiosas por el cuerpo y sus bocas húmedas y ávidas en cada uno de mis sentidos. Que me postra en el piso de los vencidos y me corona en el Olimpo de los vencedores.
No es cualquier mujer, no vayan a creerlo, sus ojos se incendian cuando mis manos la tocan y su cuerpo se inunda de fluidos que me embriagan más que el vino.
Hay una mujer que me ama y siempre escapa. Que cada vez que mi amor la coloca al borde de la maravilla huye apenada. Que no resiste tanta felicidad, que no tolera tanto amor e inventa trampas espantada.
No es cualquier mujer, imagínense ustedes, ella camina desnuda por los senderos de la vida y las margaritas se secan avergonzadas de su estampa. Esa mujer me enseñó a amar, a reir, a besar. Me enseñó a caminar entre las brasas.
Hay una mujer, que no es cualquier mujer... tiene el alma tan pura que los puercos mediocres necesitan matarla. Tiene un aura tan grande que hasta los profetas se cohiben al mirarla. Ay, esa mujer, que me odia y me ama, a la que solo mi amor mira sin alaborios, cosméticos, ni nada que no sea su sonrisa de niña abandonada.
No es cualquier mujer, no vayan a creerlo... cabalgue madrugadas eternas por tenerla y las cabalgo aún al solo susurro de sus ganas; navegué mares de lluvia; cruce océanos de lágrimas y al borde de sus playas ancle una vez (y para siempre mi alma).
Hay una mujer, necesito decirlo, que me da vida y me mata; que llega a cada instante con la inspiración a mis palmas; que explota en cada orgasmo de placer que mi boca le provoca; que inventa a cada instante la palabra adecuada. Es más que una mujer, es mi mujer amada.
No es cualquier mujer, quién puede sospecharlo, ella es la primavera, la lluvia, la esperanza. Los sueños de los pobres, la lucha libertaria. Ella es cielo y tiniebla. Ella es todo y no es nada. Ella es mis ideales, mi pasión y mi patria. Es solo una mujer, la amo y me hace falta.
Hay una mujer...
que siempre está llegando...

6 comentarios:

LA TURCA dijo...

EL AMOR Y LA LIBERTAD ,EL ESTAR Y ESPERARTE,ELTENERTE Y NO TENERTE ,EL IRME PERO TAMBIEN ESTAR SIEMPRE LLEGANDO....QUE TUS MANOS ME QUEMEN AL TOCARME, QUE MI CUERPO SIGA ARDIENDO TAN SOLO CON EL RECUERDO...

Pao dijo...

Yo no llegué aquí por casualidad...o bueno, citando al pricipio de la causalidad, se puede decir que sí...
Es un honor que le hayan gustado mis letras, fue un gran gusto haberle leído hoy.
Saludos...

palabras con ningun sentido dijo...

Turca, gracias, te quiero mucho; Pao, me alegra tu visita y tu placer con la lectura

María Inés dijo...

Arriba-abajo.
Blanco-Negro.
Hombre-Mujer
Calor-Frío
Respira la vida!!!
Estoy viva!!!

palabras con ningun sentido dijo...

Marínés, solo gracias, y un beso

Moony dijo...

Extremadamente bello, inmensamente triste.
El círculo perfecto, la cinta de Moebius.