11.9.11



Te vi llegar
como un barco en busca de su náufrago
y supe
que tu piel
gritando sonrisas en ese idioma extraño
era mi piel
diciendo
sinsentidos
aromas y colores
remontando emociones extraviadas

Te vi llegar
aunque decías que no venías de ningún sitio
y nuestras voces hablaron
frases confusas
como de forma
pero los ojos
ay
tus bellos ojos marinos
le hacían el amor a los míos
tímidos
como nunca
callados

Te vi llegar
y pensé que eras un sueño
una visión
una fábula
producto de una extraña borrachera
sin embargo tu aliento
inundaba mis labios de miel y vodka
y tu risa de cristal
le provocaba espasmos a mi sangre
galope del deseo

Te vi llegar
segura en tu susurro de niña traviesa
y supe que eras mía
hasta el fin de las vidas
quise beber el oro de tus hombros
la furia de tus besos
la nieve de tus manos
quise todo de vos
hasta tus miedos
y tus pecados

Te vi llegar
como a las profecías sagradas
venías a licuar la sangre de mi cuerpo
floreciste mis manos
inundaste mi espera de ansiedad
y cuando ya pensaba
que no eras más que un juego
perverso
del destino
amaneciste mujer entre mis brazos

3 comentarios:

..::|µ¢¥ƒeR::.. dijo...

esas llegadas que nos hacen olvidar quee todo principio tiene final. Que bueno ver tus letras

Solo Palabras... dijo...

Lo bueno es apostar que nuestro principio nunca termine, que se perpetúe en el tiempo y en las vidas por vivir, aunque casi todo tienda a terminar.
Abrazo

Anónimo dijo...

!!!Y LLEGÒ!!!
FELICITACIONES